martes, 29 de diciembre de 2009

Apocalípsis 2000

Hace exactos 10 años proliferaba en el Mundo la visión de un próximo Apocalípsis. El año 2000 se aproximaba y con él infaustas premoniciones se difundían sin cesar. No interesa ya que algunos corrigiesen el inicio del milenio, argumentando que recién el año 2001 era el portal del siglo XXI. En realidad no tiene ninguna importancia esa pequeña corrección, está suficientemente demostrado que Cristo no nació el año 1 de la Era Cristiana (que contradicción...!) sino probablemente varios años antes.

Hace 10 años festejábamos el hecho de tirar el número 1 del frente y lo sustituíamos por el 2 y esto, de no mediar un cambio de calendarios, lo haríamos por 1000 años más. No había detrás de esta mudanza otra trascendencia que el haber escogido el sistema decimal de notación. Y esta elección, según algunos, se debió al hecho de que tenemos 10 dedos, y según otros al más puro azar.

Pero los apocalípticos de turno no dudaron en lanzar las más bravas previsiones para el año que comenzaría. Una de ellas, sin embargo, era sólo técnica, las computadoras recibieron una pesada herencia de su época de espartanos recursos: la poca memoria del sistema había obligado a los programadores a abreviar los años a los dos dígitos menos significativos y así a (19)99 le seguiría (20)00. Entonces, el tiempo transcurrido entre un día del año 1999 y otro del año 2000 sería de más de 99 años negativos para una computadora. Este era el famosísimo Y2K Problem. El defecto podría producir un efecto en cascada y un colapso generalizado del sistema bancario, financiero y comercial era temido. Nada de esto ocurrió simplemente porque las corporaciones tomaron sus recaudos y los años previos habían invertido bastante para evitar los problemas*.

Pero el año 2000 nos trajo de regalo un fenómeno astronómico que ocurre no muy frecuentemente, es decir, cada 40 años aproximadamente: la alineación planetaria. En realidad nunca ocurre una alineación perfecta, esta es practicamente imposible ya que las órbitas no están en el mismo plano. Pero tomando el período orbital de los planetas más lentos, Saturno y Júpiter (descarto a Urano y Neptuno porque no son visibles sin telescopios y a Plutón porque no es un planeta), 40 años es el tiempo que les lleva encontrarse próximos uno del otro y esa proximidad debe durar un par de años por lo menos dada la lentitud de sus movimientos. El período de Marte, de poco más de 2 años, hace que se les sume a ese encuentro en algún momento. Venus (~200 días de período) y Mercurio (~ 90 días) pasarán varias veces enfrente de los gigantes. Podemos agregar a la Luna (~28 días) y la visión será perfecta. En la foto de abajo vemos una hermosa conjunción donde sólo falta Mercurio.



Fotografía de la conjunción del 14 de mayo de 2002. Pido disculpas a su autor ya que perdí la referencia...


El 5 de mayo de 2000 tendríamos una conjunción planetaria, sin embargo esta no sería la mejor. Por el contrario el 14 de mayo de 2002 sería la que más objetos simultaneamente colocaría muy próximos entre sí. O sea, el Apocalípsis 2000 vendría demorado por dos años. Además no se trataba de un fenómeno único en miles de años, todo lo contrario, es muy recurrente y ni siquiera podía decirse que fue una alineación perfecta, vean abajo la simulación de viaje espacial que realicé mostrando como se vé tridimensionalmente el encuentro celestial de mayo de 2002.



video
Simulación 3D de un viaje por el Sistema Solar el 14 de mayo de 2002. Partimos de la Tierra y nos vamos alejando para ver la órbita de los planetas hasta Saturno. Se puede ver que los planetas no quedan sobre una línea recta y que sus planos orbitales son también diferentes. La simulación fue realizada con el programa Celestia


Recuerdo que en aquella época muchos se preparaban para el magno contecimiento. En Brasil, donde estaba viviendo, hubo mucha gente que se desplazó hasta el altiplano en torno de Brasilia porque decían que allí es una región cósmica. Lo cierto es que la alineación de mayo de 2000 vino y se fue, también la del 2002. Los años siguieron pasando. Y hoy celebramos los 10 años del Tercer Milenio.

Los heraldos del Apocalípsis siguen tocando sus trompetas. Sin embargo, todavía estamos aquí. Y no dudo de que aquí estarán los descendientes de nuestros descendientes, para recibir al Cuarto Milenio.


* Para el año 2038 se espera un problema parecido al Y2K. El tiempo es generalmente almacenado en unidades de 32 bits y contado en segundos a partir del 1 de enero de 1970. El 19 de enero de 2038 a las 03:14:07 UTC todos los contadores basados en este sistema volverán a cero y los programas lo interpretarán como 1 de enero de 1970. Este problema es conocido como Y2K38.

martes, 15 de diciembre de 2009

Apocalípsis 2009

Este blog fue creado para hablar de las previsiones de Fin de Mundo en general. En este momento, al compás de las discusiones de Copenhagen, millones de personas en el Mundo sufren, se esperanzan, se aterran con las consecuencias de las posibles decisiones de la cumbre COP15. Hoy no hay otro Apocalípsis que el Apocalípsis climático.

Tengo un rechazo instintivo por la idea del Apocalípsis que me lleva siempre a dudar, sin importar cual es su origen. Pueden ser sumos sacerdotes de piadosas iglesias, gnósticos de conocimientos herméticos o científicos de encumbrados jalones. Aquí mis razones.

1) Me declaro ateo del Apocalípsis, deidad creada para someter por el miedo, al crédulo, al medroso, al carente de esperanza.

2) La historia nos muestra que todos las formas de conocimiento han emitido ya veredictos finales para la Humanidad y todas ellas han fallado hasta el momento. Incluida la ciencia. Sería muy interesante (y de hecho me lo coloco como proyecto para aquel día en que tenga el tiempo que siempre me falta): llevar a cabo una revisión de todas las previsiones que la ciencia ha hecho para el Fin de los Días. Apunto aquí sólo una, que me viene rapidamente en mente: Thomas Robert Malthus defendió con rigor científico a fines del siglo XVIII que habría escasez de comida. Muchos dedujeron a partir de sus ideas que la humanidad perecería por hambrunas generalizadas. El Malthusianismo de vez en cuando vuelve a escena, la última vez que lo recuerdo fue en la década del '70, pero hoy mayormente ha sido olvidado porque fuimos capaces de desarrollar técnicas para mejorar el rendimiento de las cosechas y porque en definitiva, la humanidad siempre encuentra los caminos de realimentación que hacen que ese destino cruel no llegue.



Thomas Malthus
Thomas Robert Malthus (1766 - 1834), economista inglés, autor del Ensayo sobre el principio de la Población (1798) en el que afirma que mientras el número de habitantes crece en progesión geométrica, la producción de alimentos lo hace en progresión aritmética. Es fácil concluir a partir de este modelo que en un futuro cercano se producirá una hambruna generalizada.

3) La teoría del cambio climático no me cierra. Es decir, no es que no crea en el cambio, lo que no me cierra es el Apocalípsis. Incluso considerando que las conclusiones publicados no están equivocados y la temperatura haya subido 0,74 ºC entre 1906 y 2005, las conclusiones del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) me parecen exageradas. Muchas de ellas se basan en modelos que sabemos incompletos. Y que son incompletos lo sabemos porque ninguno de esos modelos fue capaz de predecir con suficiente anticipación hechos como la nevada del 9 de julio de 2007 en Buenos Aires. Y ninguno de esos modelos es capaz de explicar por qué el hielo de la Antártida no disminuye, o porqué no hay más ciclones tropicales (hechos reconocidos por el propio Panel). Puesto de otra manera, el modelo de producción de alimentos de Malthus al que me referí antes no estaba equivocado, era, simplemente, incompleto.

4) Hay una idea generalizada de que la Naturaleza mantiene un equilibrio que el hombre vino a quebrar. El propio informe del Panel dice textualmente, "El calentamiento atropogénico puede generar algunos impactos abruptos e irreversibles, dependiendo de la tasa y magnitud del cambio climático" (traducción mía). Sin embargo sabemos que la vida es un proceso termodinámico irreversible, y que por eso está fuera del equilibrio siempre. Lo que llamamos equilibrio no es más que una sensación creada por una mirada fugaz, tanto espacial como temporal.

Hace 60.000 años, la temperatura de la superficie de la Tierra era 8ºC inferior a la actual (un cambio 10 veces mayor que el actual si aceptamos las conclusiones del Panel). La vida no desapareció y aún más, había un mamífero bípedo, que vivía en cavernas y que probablemente ya había descubierto su subjetividad, que hoy llamamos homo sapiens sapiens y que sobrevivió a ese invierno extremo en condiciones bastante menos ventajosas que las actuales. Es más, ese episodio,un prologandísimo y severo invierno, ocurrió no una sino cuatro veces en los últimos 400.000 años. Y el homo sapiens sapiens soportó las cuatro veces esas condiciones extremas.

No voy a entrar aquí en el análisis económico y geopolítico de todo el entorno relacionado al Cambio Climático. Me excede. Hablo como un científico acostumbrado a lidiar con instrumentos de medida, datos y modelos. No creo que todo sea mentira. Una parte es verdadera. Me resta todavía saber cual.

PS.: Uno de los textos más angustiantes que he leido recientemente es el informe del IPCC. Deja a uno sin aliento.

sábado, 14 de noviembre de 2009

2012: El Site

Mi silencio de los últimos meses tiene un motivo. Después de mucho trabajo pude lanzar en Internet ayer, 13 de noviembre de 2009, a 2012: La Hora Última, un site enteramente dedicado a las profecías de fin del mundo para el año 2012.

Es un site en construcción: como un blog iré colocando poco a poco distintos artículos que forman el plan de la obra. La idea es ir más allá de simplemente analizar las profecías sobre el 2012, ahí también tendremos secciones que expliquen con claridad las cuestiones científicas que abordan las profecías. Y algo de la historia maya. Un site bilingüe (español/portugués) como todos los que he encarado ultimamente.

Los invito a disfrutar de este nuevo proyecto que, espero, cubra sus espectativas.

lunes, 26 de octubre de 2009

2012 en 2220?

Como dijimos muchas veces ya, toda la idea del apocalípsis de 2012 empieza con la verificación de que el 21 de diciembre de ese año, llegará a su fin el Ciclo Largo, uno de los ciclos del calendario maya. Sin embargo, un detalle que debe ser considerado es que cuando llegaron los conquistadores españoles, el Ciclo Largo no era utilizado más por los mayas, y, por lo tanto, no es posible hacer una correlación directa entre ese calendario y el nuestro.

La mayor parte de los estudiosos modernos acepta un trabajo hecho por Goodman, Martínez y Thompson (conocido por GMT) que sustenta la previsión del fin del Ciclo Largo en 2012. Pero este trabajo no es el único. Segun un estudio de Herbert Spinden, el inicio del ciclo maya comienza 260 años antes, o sea que el tan temido día del Fin del Mundo ya ocurrió y ni nos enteramos.

Otros trabajos colocan la misma fecha mas adelante: por ejemplo George Vaillant agrega 260 días a los valores obtenidos usando la correlación GMT. Y ahora acabo de conocer un estudio de Andreas Fuls, geodesta del Instituto de Geodesia de la Universidad Técnica de Berlin que dice que el fin del Ciclo Largo será en 2220. Le pedí a Andreas una copia del trabajo para analizarlo con tranquilidad.

De cualquier forma es interesante ver como no tenemos ni siquiera seguridad de cuando podría ocurrir el evento, visto que los creadores del sistema ya no están entre nosotros. Resalto que ninguno de los profetas del 2012 es autenticamente maya. Pero, incluso si lo fueran, la cultura maya clásica que dio origen al calendario y sus ciclos está mayormente perdida desde antes de la llegada de los españoles.

Todo esto no hace más que reforzar mi convicción de que 2012 es sólo un mal entendido, una interpretación equivocada y amplificada en una época de débiles esperanzas.

lunes, 3 de agosto de 2009

Los Mayas no han muerto

Es una idea común que los mayas desaparecieron antes de la llegada de los españoles. Esta idea cobró tanta fuerza que hoy existen relatos (y hasta documentales de TV!!) que cuentan la historia de un pueblo que abandona sus ciudades para marchar hacia algún destino celestial.

Y sin embargo, como ya lo hemos dicho, los mayas no han muerto, ni su cultura ha desaparecido. Están allí, en el mismo lugar donde estaban 500 años atrás cuando llegaron los conquistadores.

Para ser concretos: el pueblo maya nunca se organizó en una nación, sino en torno de Ciudades Estado. Estas ciudades tuvieron su apogeo y decadencia. La más esplendorosa de todas, Tikal, perdió su poder muchos años antes de la llegada de los españoles. Pero la identidad maya, reflejada en la lengua, tradiciones, arte, etc, continuó. Fue arrasada por los españoles, y las enfermedades europeas. Pero a pesar de esto, hoy en día más de 6 millones de personas hablan maya, viven en chozas de barro, tejen sus ropas y crean sus vajillas.

Lamentablemente una nueva amenaza se cierne sobre el pueblo maya que vivió relativamente a salvo los últimos 500 años. La globalización está consiguiendo cambiar las ropas tejidas en sus propios telares por confecciones chinas, y las vasijas de barro están siendo sustituidas por potes de plástico. Además una onda de pillaje a los restos de sus antepasados para alimentar un ávido mercado negro arqueológico, está amenazando seriamente su memoria.

Por qué tanto misterio entonces? En parte fueron los españoles los responsables, cuando sojuzgaron al pueblo maya: mataron a sus reyes, sacerdotes y escribas. Las claves de la escritura se perdieron, así como buena parte de los conocimientos sobre la cultura. El pueblo se arregló como pudo para transmitir las tradiciones. Pero hoy en día se ha logrado descrifrar buena parte de los jeroglíficos mayas. Si los cazadores de tesoros no llegan a acabar con lo poco que queda de la época dorada de la civilización maya, podremos entender mejor su historia. Y también la nuestra.

lunes, 27 de julio de 2009

Nunca estuvimos en la Luna (!?)

Hace 40 años, apenas un niño, pensaba que hoy estaría de vacaciones en la Luna. En realidad no lo pensaba, era una certeza. Parecida a la que ahora tengo de que mañana estaré en la oficina a las 7 de la mañana. Mi tío abuelo decía que eran todas patrañas, inventos de Hollywood y que nadie había salido de la Tierra. Mi tío abuelo había nacido hacia 1895, antes de los aviones, el teléfono, la televisión... No me extrañaba su incredulidad. Pero sí me preocupa la actual onda de escepticismo sobre la realidad de una de las mayores hazañas de la humanidad.

Hace unos años escribí un artículo sobre a Falacia Lunar que no voy a repetir ahora aquí. Por eso prefiero continuar reflexionando sobre el motivo por el que tanta gente es inducida a no creer. Al principio mi reacción era de indignación, sentía que unos pocos habían conseguido convencer a unos muchos con fines puramente comerciales. Hoy tengo una visión menos conspirativa, si hay tanta gente que no cree, debe haber algún motivo más poderoso. Al final de cuentas no creo que la prensa tenga tanta capacidad de convencimiento.

Pienso que el motivo principal es que nunca más retornamos a la Luna. El programa Apollo comenzó en 1961 cuando el presidente de los EEUU, John F. Kennedy anunció que antes del fin de la década la NASA iría a colocar un hombre en la Luna. Sin embargo su fase más conocida comienza en diciembre de 1968, cuando la misión Apollo 8 orbita alrededor de la Luna. La gloria vendrá con la Apollo 11, el 20 de julio de 1969: dos astronautas colocan sus piés sobre el polvoriento suelo lunar. El interés se mantiene y hasta crece con la misión Apollo 13, que casi acabó en tragedia (interesante, esta es la única misión que mereció una película!). Luego vendrán varias misiones más, algunas con el simpático tractorcito. Pero finalmente, los espectadores comenzaron a cansarse, volcaron su interés en cuestiones más mundanas como la Guerra de Vietnám o el escándalo de Watergate. La economía norteamericana pasaba por una crisis, así que en 1975 el programa fue cerrado. Sin embargo, el último vuelo tripulado a la Luna partió de Cabo Cañaveral el 7 de diciembre de 1972.

O sea que la fase gloriosa duró apenas cuatro años. Confieso que para mi fueron infinitos días, pero claro, era sólo un niño. Y hoy, a 40 años de aquellas epopeyas, parece un lapso muy breve, un instante apenas. Olvidamos la cantidad de veces que vimos las escenas de los poderosos motores del Saturno V lanzando llamaradas rojas (El verano del Cohete como poéticamente lo definió Ray Bradbury), los técnicos frente a sus pantallas de control en Houston, la gente en Cabo Cañaveral aplaudiendo, vivando.

A pesar de que la exploración espacial continuó, quedó estancada. Como dije al principio, yo esperaba estar de vacaciones en la Luna ahora. Y por el contrario, hace años que luchamos para construir una estación espacial, bastante menos ambiciosa que las que hemos visto en las películas de hace 40 años. Hay que agregar que tuvimos dos tragedias con el transbordador espacial. O sea, la tecnología aún no se desarrolló lo suficiente. Ir al espacio continúa siendo un juego arriesgado y carísimo que pocas naciones han conseguido. Marte está muuuuuy lejos... Y las estrellas aún en un infinito inalcanzable.

Por suerte tenemos mucho tiempo por delante. Soy un trekkie que cree que nuestro destino está en las estrellas. Es sólo cuestión de tiempo y perseverancia.

martes, 7 de julio de 2009

Marte, la Luna y los Mayas

Recibí el siguiente e-mail:


Dos Lunas en el Cielo

Apuntalo en la Agenda, el calendario o donde sea, vale la pena. El planetario Internacional en Vancouver de la British columbia Canada, ha calculado la precisión en la que Marte estará orbitando el 27 de agosto de 2009. Pero lo mas interesante de todo es que esto estaba predicto en un códice Maya encontrado el la pirámide a lado del Observatorio Estelar en Palenque en Chiapas, México. Con este cálculo matemático Maya ahora los Mayas son considerados como los Griegos de América, y orgullo de México. Por lo menos cuatro o cinco generaciones de la humanidad no volveremos a ver este fenómenonatural. Muy poca gente lo sabe por el momento. Esto fue publicado el lunes 11 de mayo 2009.
Hazlo circular:
El 27 de Agosto, a medianoche y 30 minutos, mirar al cielo.
El planeta Marte será la estrella más brillante en el cielo.
Será tan grande como la luna llena. Marte estará a 55,75 millones de kilómetros de la tierra.No te lo pierdas
Será como si la tierra tuviera dos lunas.
La próxima vez que este acontecimiento se producirá, está previsto para el año 2287
Compartir esta información. Nadie que esté vivo podrá volverlo a ver.


Un mensaje parecido circula por Internet desde hace ya varios años. La originalidad de este es que agregan a los mayas en la historia. Pero veamos, que es cierto de todo esto? La ciudad de Vancouver tiene un planetario, aunque no pude encontrar su site en Internet. Podemos suponer que de tanto en tanto emite informes periodísticos dando cuenta de atracciones que pueden ser observadas a simple vista.

Como no conseguí el texto que supuestamente escribió el Planetario de Vancouver, intenté verificar la exactitud de las informaciones astronómicas.

El 27 de agosto de 2009, Marte estará a 244 millones de km de la Tierra, y no a 55,75 millones como dice el texto. El cálculo mío fue realizado por el programa HORIZONS del Jet Propulsion Laboratory en el California Institute of Technology. A esa distancia, Marte se verá como un puntito pequeño, una estrella de magnitud 1, brillante, pero para nada llamativa. Y la Luna, objeto con el que se supone rivalizará en brillo, tendrá magnitud -10, (sí, negativa†).

Nos queda una pregunta: puede Marte ser tan brillante como la Luna en alguna oportunidad? La respuesta es que sólo si una catástrofe lo sacara de su órbita y lo acercara a la Tierra. Marte, como la Luna, es un cuerpo opaco y su brillo depende de la reflexión que hace de la luz solar. La Luna refleja un 12% de la luz que recibe, mientras que Marte un 15% (este valor es conocido como albedo), es decir que ambos son semejantes. Por lo tanto el brillo que vemos de ellos depende solamente de la distancia a la Tierra y de su diámetro. El radio de Marte es de 3.389 km, mientras que el de la Luna es de 1.737 km, así que el brillo de ambos sería igual si Marte se encontrara a una distancia de la Tierra de unos 780.000 km, casi el doble que la distancia Tierra - Luna. Para conseguir semejante proeza deberíamos cambiar la órbita de Marte atrayéndolo al Sol, unos 75 millones de km!

Por último, demás está decir que no tenemos ninguna evidencia de que este cálculo haya sido ni siquiera sospechado por los mayas. Simplemente son colocados para darle un toque de misterio... Los mayas hoy son fashion.

P.D.: Faltó decir que no creo que el texto haya sido escrito por el Planetario de Vancouver. Un texto repleto de errores no puede haber sido escrito por ningún planetario. Me pregunto si el hecho de no tener un site en Internet, no fue un motivo que llevó a los autores del mensaje a escogerlo (03.08.2009)

† La clasificación de objetos celestes por magnitudes es un poco extraña a primera vista, cuanto menor el número, mayor el brillo. Cosas de astrónomo...

sábado, 6 de junio de 2009

AF 447

Después de 5 días de intensa cobertura en la prensa, hoy en día la sigla AF 447 ya tiene un significado propio. Hasta hace poco era una sigla más, de aquellas que unicamente conocen los que trabajan en el area, o que buscan desesperados los pasajeros en sus tarjeta de embarque para llenar los formularios de aduana y migraciones.

Pero quiso un hecho aun muy confuso, que AF 447 signifique hoy muchas otras cosas. Sin haber realizado ninguna búsqueda por Internet, estoy seguro de que miles de páginas se han abierto para discutir las causas del accidente del vuelo de Air France que partió el domingo pasado, 31 de mayo, de Rio de Janeiro y se perdió en el océano profundo de la noche.

No es necesario tener mucha imaginación para montar una teoría conspirativa: desde bombas hasta abducciones (secuestros) por ET, sin olvidar la cercanía con el Triángulo de las Bermudas y su nunca comprobada capacidad de teleportar objetos. El repertorio clásico. Numerológicamente 447 equivale a 6, que es el número del equilibrio, muy lejos de los 11 o 22 que representan los cambios y los peligros. Pero no tardarán en encontrar razones de sospecha, en la fecha, en la hora o en el nombre del piloto.

Siempre es así cuando una catástrofe ocurre. Por un lado buscamos la explicación que devuelva orden al caos. Por el otro nos parece que sólo un hecho de extrema gravedad, inusitado, inefable, incomún y todos los demás adjetivos que describen la inverosimilitud, pueden ser responsables de una tragedia. Nos volvemos paranóicos, nos creemos víctimas de una persecución eterna.

Tiendo a pensar la vida en términos más simples. Para mí AF 447 es la metáfora del Titanic, el barco que nunca podría hundirse. Es la forma cruel con la que somos forzados a recordar los límites de nuestros conocimientos y tecnologías. Puede haber sido un accidente o pudo ser un crimen. En ambos casos, muchas cosas fallaron y hoy centenas de personas sienten que el mundo es absurdo y sus vidas vacías y frías porque allí en el fondo del mar se ha quedado para siempre el calor de la caricia amada, el amor de la sonrisa esperada, la esperanza de la eterna felicidad.

AF 447 me muestra, en definitiva, que seguimos siendo muy pequeños frente a la inclemencia del destino y que nuestras disputas, además de mesquinas, son futiles.

lunes, 18 de mayo de 2009

El Sol no conoce al Calendario Maya

Tal como se veía los últimos meses, la actividad solar está en un nivel muy bajo, y los nuevos pronósticos creen que el próximo máximo será entre 2013 y 2014. No sólo eso, será un máximo disminuido, con escasa actividad. La figura de abajo, realizada por el Centro de Predicción de Clima Espacial de la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (EEUU), muestra la progresión esperada para el nuevo ciclo solar. Como se ve, la intensidad general del ciclo será la mitad del anterior.




Progresión esperada del ciclo solar. En el eje horizontal (abcisas) el año (sin el prefijo "20"), en el eje vertical (ordenadas), el índice de Manchas Solares. Los puntos y la curva negros representan el índice médio de cada mes, la curva azul es una media corrida, la curva roja es el índice médio mensual esperado. El máximo está desplazado hacia 2013/2014.

O los mayas no sabían física solar, o el Sol no está coordinado con el calendario maya. Pero el 21 de diciembre de 2012 no ocurrirá nada muy anómalo en el Sol.

Más probablemte, nuestros profetas del apocalipsis, una vez más, lanzaron amenazas vacías e infundadas al aire. Michio Kaku también puede quedarse tranquilo, no tendremos esta vez una explosión solar como aquella de 1859.

sábado, 16 de mayo de 2009

Cosmos

Corría el año 1981. Yo era un pretendiente a estudiante del curso de física de la Universidad de Buenos Aires. Vivía en el apretado departamento de mis queridos y siempre recordados tíos Morocha y Hugo. Era un pibe de 19 años que aspiraba a dedicarse a las ciencias, mientras realizaba tareas administrativas en un edificio de la zona de Retiro en Buenos Aires. Con mucha propaganda anunció la televisión que iría a pasar una serie documental sobre astronomía llamada Cosmos. Parecía un progama interesante. Mi primo Alberto me invitó a verla en su casa, mientras cenábamos, creo que iba los jueves a las 9 de la noche. La cena se extendía bastante después de la emisión del programa, en medio de discusiones casi-filosóficas y especulaciones semi-científicas. Cosmos me dio vuelta la cabeza.

Permitanme ubicar históricamente a quienes han venido después a este mundo. Internet no era una palabra todavía, al menos no para la mayoría del mundo. Las computadoras tenían tamaños comparables a una sala. La divulgación científica era escasa. La última gran misión al espacio había sido el envío de dos sondas a Marte con el nombre de Viking. El telescopio más grande seguía siendo el de Monte Palomar, de poco más de 5 m de diámetro. (Estaba también el soviético del Cáucaso, con 6 m, pero de performance tan mala que nunca produjo un resultado científico rescatable.)


Carl Sagan en frente a una de las antenas del Very Large Array en New Mexico (USA)


El documental se centraba en la figura de Carl Sagan, un astrofísico de importantes contribuciones y al que le gustaba decir que era un exobiólogo. Todo podía ser hilvanado al fluir del Cosmos, la física, la matemática, la vida, la historia del Mundo. Y de hecho su título completo era: Cosmos: Un viaje personal. Trece capítulos (tal vez quiso mostrar Sagan que no era supersticioso?) con títulos tan sugerentes como Las Costas del Océano Cósmico, Una Voz en la Fuga Cósmica o Quien habla por la Tierra? formaban la colección completa que después fue vendida como libro, en cintas VHS, y ahora DVD. El relato de Sagan era fluido y envolvente y nos traía un mensaje al mismo tiempo positivista y racional como esperanzado y moral. Sagan era un apóstol de la ciencia en la que creía apasionadamente. La serie contaba además con una selección musical excelentemente elegida que incluía a Shostakovih, Mozart, Pachelbel y la famosa pieza minimalística Alpha de Vangelis, entre otras. A esto se agregaba un trabajo artístico dirigido por el genial Jon Lomberg, que en algunos casos parece haber previsto las imágenes que tomó el Huble Space Telescope más de 10 años después. El formato en general, invitaba a la reflexión, lejos de los atribulados documentales Clip-like que más nos confunden hoy en día.

Leo hoy en el diario que se cumplen 29 años del estreno de la serie en EEUU y aquí en Brasil ya preparan los festejos de los 30. En Argentina la serie es repetida en el canal público Encuentro. Me alegro que lo hagan. La generación Cosmos a la que pertenezco mucho le debe a él, a la serie Connections de James Burke, así como a los films Tron, Blade Runner (entre otros), a las novelas de la n-logía Fundación (Asimov), al Cubo Mágico y a las calculadoras programables HP. (Yo agrego a mi queridísimo y no tan popular Stanislaw Lem cuyas novelas Investigación y Fiebre del Heno me facinaron mientras que Ciberíada me hizo reir hasta el delirio).

Es una excelente noticia saber que Sagan aún sigue haciendo escuela. Aún más en el Año Internacional de la Astronomía. Les dejo la primera parte del capítulo de presentación (con subtítulos en portugués). Que lo disfruten tanto como yo lo disfruté.

lunes, 4 de mayo de 2009

Confusiones Eruditas

Hoy me encontré con el siguiente segmento de un programa de noticias norteamericano:link a la grabación.

Para aquellos que tuvieron problemas para entender el inglés, voy a resumirlo. De hecho sólo hay un par de ideas. A partir del cálculo de la energía liberada durante una explosión solar, seguida probablemente de una eyección coronal de masa ocurrida en 1859, se especula cual sería el daño potencial que podría traer el mismo fenómeno hoy en día. No me interesa entrar en el detalle de saber si el cálculo está bien hecho o no. Sino darle un contexto fenomenológio, histórico y social

La explosión del 1ro de septiembre de 1859, a la que parece referirse el astrofísico entrevistado, fue una de las más intensas jamás observada y dio origen al estudio del fenómeno en general (nunca antes habían sido observadas con telescopios). A pesar de contar con pocos instrumentos en la época, podemos saber hoy que la misma provocó una tempestad magnética muy intensa en la Tierra. Michio Kaku, el entrevistado, dice que ahora fueron realizadas estimaciones de la energía liberada por aquella explosión y que a partir de estos cálculos se concluye que si volviese a ocurrir podría generar un prejuicio económico equivalente a 10 huracanes Katrina. El próximo máximo de actividad solar está previsto para el 2012 y por lo tanto él alerta para tomar medidas preventivas urgentemente.

Por la estructura del programa, todo indica que se trata de aquellos noticieros (shows) sensacionalistas. Pero esta vez entrevistaron a un astrofísico de cierto renombre. Y allí la alarma se prende. Quién es Michio Kaku? Se trata efectivamente de un físico teórico que trabaja en teoría de cuerdas, y que se ha dedicado a la divulgación científica ultimamente con no poco éxito. Tanta exposición al público parece haberlo tornado promiscuo evidentemente, y así no teme en lanzar una afirmación, a primera vista, infundada. Algún reflejo de cautela le sobra cuando repite dos veces que el fenónemo podría ocurrir nuevamente y agrega: tal vez, tal vez (perhaps, perhaps dice en inglés).

, es infundada, porque, más allá de lo que la explosión del 1ro de septiembre de 1859 hubiera podido hacer hoy en día, lo cierto es que no tenemos como prever si otra explosión como aquella podría ocurrir ni cuando. Es como si yo mañana saliera a afirmar que debemos tomar medidas urgentes porque un volcán gigantesco puede entrar en erupción y sus cenizas crear un invierno global prolongado. Esto ya ocurrió en el pasado, por que no podría ocurrir en el futuro?

Después de aquella primera explosión solar de 1859, hemos observado millares más. Nunca, ninguna otra tuvo ese poder. Es más, el evento ocurrió durante un ciclo de actividad solar que no fue de los más intensos. Hemos tenido en la década de 1950 uno de los períodos más activos de los últimos 11.000 años. Y no se registro una explosión como la de 1859. Pero la ignorancia nos lleva justamente a intentar conocerlas mejor, para evitar desastres futuros. Hace años que todos los países invierten mucho dinero para poder detectar y prever estos fenómenos que son englobados en el llamado Clima Espacial.

Una pena, un desperdicio, que quienes deben llevar tranquilidad a la población, parezcan estar abusando de ella y de su credulidad. La dialéctica del miedo me parece inmoral.

sábado, 2 de mayo de 2009

2012 - Una Corrección

En la entrada sobre 2012, dije que el calendario maya acabaría la Cuenta (o Ciclo) Largo el 21 de diciembre de 2012. No es así en realidad. El origen de este nuevo Apocalípsis es una re-interpretación del Popol-Vu, libro que cuenta la creación del mundo según los antiguos mayas. Según el libro estamos viviendo el cuarto Ciclo Largo que comenzó un 13,0,0,0,0. Según autores New Age, el cuarto Ciclo acabará igual que el tercero. El próximo 13,0,0,0,0 sería el 21 de diciembre de 2012.

El calendario maya sería un sistema casi-vigesimal, o sea, de base 20. O sea:








20 kins (días) = 1 uinal
18 uinal = 1Tun
20 Tun= 1 Katun
20 Katun= 1 Baktun

De esta forma, el mayor número que puede ser creado es 20 baktun = 20x20x20x18x20 kin = 2.880.000 kin (días), unos 8.885 años solares .

De todas maneras me pregunto, por qué se espera que el Ciclo Largo actual tenga el mismo fin que el anterior? A esto me refiero cuando digo que se trata de re-interpretaciones de antiguas tradciones, contaminadas seguramente por toda nuestra cultura moderna.

El Calendario Maya

Escuché muchas veces decir que el Calendario Maya es mucho más preciso que el nuestro. Cuando pensamos lo que nuestra tecnología es capaz de hacer, la comparación de calendarios da a entender que los mayas poseían una tecnologáa aún superior. No quiero entrar aqui en el debate de si el calendario maya era mejor o peor que el nuestro. Prefiero colocar una perspectiva histórica.

El calendario en uso en el mundo entero, llamado Gregoriano en homenaje al papa Gregório XIII, fue instituido por el máximo prelado de la Iglesia Católica en octubre de 1582. Apenas 40 años antes había fallecido Nicolás Copérnico (1543). Galileo Galilei tenía 18 años, Johannes Kepler apenas 13, Isaac Newton todavía no había nacido. El telescopio era desconocido, y los relojes altamente imprecisos. El cambio en el calendario Juliano fue solicitado por el Concílio de Trento (1563), pasó por un largo proceso hasta ser instaurado en 1582 y algunos de los mayores astrónomos de la época, como Maestlin (maestro de Kepler) y Joseph Scaliger, consideraron que era pésimo. Sólo el prestigio de Christopher Clavius lo mantuvo vivo.

En realidad un calendario no necesita ser muy preciso. Sirve apenas para que los agricultores tengan una referencia razonable de la época del año y puedan decidir cuando sembrar, y cuando cosechar. Para la Iglesia Católica, el calendario debía marcar la época de la Páscua, ligada a las lunaciones y al equinóccio. Los calendarios son un reflejo de nuestra tradición cultural, social y religiosa.

Sin embargo una nave espacial con destino a otro planeta debe conocer el tiempo con una precisión mayor a 1 segundo. Entonces, si consideramos al Tiempo Atómico Internacional (TAI) como el calendario de nuestra era tecnológica, bueno, este es bastante más preciso que el maya.

viernes, 1 de mayo de 2009

2012

Áspero es el rostro del Dios este día y ásperas las cosas que trae.
Registro maya para el día 5 Ahau.

En Calendario Gregoriano 21 de diciembre de 2012, 11:11 GMT, en Calendario Maya 13,0,0,0,0 y en Día Juliano 2.456.282,9659722229. Esta es la cifra de la nueva Bestia, aquella que vendrá para acabar con la humanidad. No será un monstruo de 7 cabezas y 10 cuernos esta vez. Dicen que tres conjunciones nos aguardan cuando lleguemos al fin del ciclo (o cuenta) largo del calendario maya: el solsticio, un alineamiento con el plano galáctico, el máximo de actividad solar. Y que ocurrirá en ese día el Fin o un Nuevo Comienzo?

Desde que soy pequeño leo sobre presagios de Fin de Mundo. Crecí con el temor de que una guerra nuclear acabara con la civilización. Y confiezo que durante mi infancia y juventud nunca hice planes para más allá del año 2000. Era intituivo, no había nada racional.

En cierta forma es razonable la preocupación con el Fin del Mundo. Somos mortales, nuestra única certeza es la de nuestra propia muerte. A lo largo de la vida vamos, primero acostumbrándonos a la idea de morir, después, preparándonos de alguna forma para nuestro último acto. Preverlo, pensarlo, es una forma de vencerlo, tal vez. Así también actuamos en ralación al Mundo. Anticipar su fin nos da alguna forma de tranquilidad.

Y ahora estamos siendo colocados frente a un nuevo hito. Después de haber vencido el pasaje del milenio con cierta entereza, nos espera otra fecha magna en pocos años. Que hay de particular en ella? Bueno, simplemente que una hoja del calendario maya debe ser descartada, y comienza una especie de Año Nuevo. Un año de 1.872.00 días que, según arqueólogos modernos, habría comenzado el 13 de agosto de 3114 A.C. Como todo Año Nuevo, seguramente los mayas temieron lo que viniese después. Dejaron presagios, fórmulas para esperar un acontecimiento tan importante. Promesas para mejorar nuestra sociedad, y votos para terminar con los miedos y las enfermedades. Tal vez pensaron seriamente que vendría un Fin de Mundo. De todas formas, más de 1000 años los separaba de la fecha temida. 2012 era para ellos tan lejano como el Big Bang lo es para nosotros.

La cultura que generó esta tradición hoy no existe más (aunque los mayas continuan existiendo, como podemos comprobarlo viajando a México, Guatemala o Belize), pero nuestra sociedad neurótica de temores, reflotó sus mitos. Quien sabe si los interpretamos correctamente. Las creencias sólo tienen sentido dentro del ambiente en que fueron creadas.

Mientras tanto Google me informa que más de 1 millón de páginas de Internet contienen las palabras 2012 y apocalipsis (busqué en español, inglés y portugués). Contadores regresivos nos informan cuantos días, horas, minutos y segundos faltan. Intérpretes se pelean por dar la mejor versión.

Y yo miro este cuadro un tanto desolador y me pregunto como evitar tanta ansiedad innecesaria...

miércoles, 29 de abril de 2009

Credo

Debes creer me digo
y creo en el ombligo que me vio nacer,
en una yema batida para cinco
y en la máquina de coser,
Singer se llama y seguirá viviendo
que no cosiendo después del ombligo muerto.
Muerto?
Ya no morirá. Ha dado cinco ombligos nuevos
y uno de ellos otros cuatro
y dos mas, dos cada uno.
Asi seguirá hasta que una píldora
mate al amor
o un hambre mate a la píldora
o una bomba mate a los dos.

Alberto Giménez de Castro - circa 1968