sábado, 15 de diciembre de 2012

21 de Diciembre de 2012: a una semana del fin

Y aquí estamos. A menos de una semana de una fecha magna. Aquella marcada para ser el Fin del Mundo.  Un nuevo Fin.  En diferentes sitios de Internet, relojes nos muestran cuantos días, horas, minutos y segundos faltan para la hora H, como este sitio oficial del 21 de diciembre de 2012, donde además pueden ver un video del tedioso anuncio de la guía de sobrevivientes para los meses de desastres que están por venir.

En este momento, al escribir estas líneas, nos quedan apenas 5 días y 20 horas.

Como ya he contado en el sitio dedicado a las profecías de 2012: La Hora Última, desde que tomé contacto con esta teoría quedé fascinado.  Fascinado por su propagación mundial.  Por qué este Apocalípsis tiene más arraigo que otros?  Es porque tiene que ver  con los mayas, pueblo extinto? Hollywood nos brindó, con su film 2012, una descripción lujosa en los detalles, barroca en el estilo y absurda en su contenido de lo que nos irá a ocurrir en... menos de 7 días.  Supuestos medios de divulgación científica, como Discovery Channel, aportaron su dosis de confusión creando documentales exitistas y sesgados, lejos del trajín y las preocupaciones de los científicos de carne y hueso que cada día doblegan sus espaldas intentando arrancar a la austera naturaleza una mínima muestra de conocimiento.   Las mesas de las librerías se inundaron de textos variados que nos cuentan de formas diferentes el signficado profundo de esta época.  Lo importante es que todos dicen que habrá señales externas, fenómenos que objetivamente todos podremos observar, que nos indicarán el fin de las épocas.

Y yo, que me declaro ateo de los Apocalípsis, dediqué tiempo y esfuerzo para desenmarañar esta intriga creada por  autores norteamericanos,  que hace unos 30 años encontraron débiles argumentos en favor de una teoría desmesurada.  El punto que focalicé es respecto a las señales, los fenómenos objetivos.  Tanto en las páginas del sitio Web que creé especialemente como en este blog más dinámico, analicé aquellas que parecen más significativas. Mi veredicto es que no hay ningún motivo de preocupación.

Recapitulando

El argumento fundamental es el supuesto fin de un ciclo calendárico maya antiguo, la Cuenta Larga, cuando llegue el día 13.0.0.0.0 en ese calendario. En realidad no es completamente seguro que la Cuenta larga sea periódica.  En los códices mayas, escritos en el período posclásico (después del año 1100), aparecen fechas que sobrepasan este número.  Más importante es que recientemente se han descubierto inscripciones en un templo, datadas en la época preclásica (entre los años 2000 AC y 250 DC), cuando el calendario era definido, que presentan la fecha 17.0.1.3.0 muy posterior al 13.0.0.0.0. Los mayas abandonaron la Cuenta Larga durante el período posclásico, tal vez hasta perdieron interés en ella.  Cuando los españoles desembarcaron en sus tierras, hacia el año 1525, el sistema ya no era más usado, cómo podríamos informarnos al respecto?

Pero aún si creyéramos que efectivamente el calendario recomienza el día maya 13.0.0.0.0 cómo saber a qué fecha de nuestro calendario gregoriano corresponde?  Los calendarios mayas no tienen ningun base astronómica. La sincronización entre ambos sistemas de contar días es muy compleja y sujeta a errores.  Yo recogí en una tabla algunas de las fechas probables  para el día 13.0.0.0.0. En la primera columna está el autor del trabajo, en la segunda el número usado para correlacionar el calendario maya con el gregoriano, en la tercera aparece el día gregoriano correspondiente al origen del calendario maya (0.0.0.0.0) y en la última tenemos la fecha gregoriana del supuesto fin del calendario maya. La línea con fondo gris, resalta el valor que los autores nortemericanos de las profecías mayas consideran cuando afirman que estamos en las vísperas de un cambio universal.  Notese que, sin embargo, esa fecha correspondería al 23 de diciembre y no al 21 como es declamado. Por lo demás, vemos que el Fin de la Cuenta Larga podría haber ocurrido en 1734 o podrá ser en 2532.

AutorValor 0.0.0.0.013.0.0.0.0
Smiley48269926 Jun 3392 AC5 Nov 1734
Makemson48913811 Feb 3374 AC22 Jun 1752
Spinden48938415 Oct 3374 AC23 Feb 1753
GMT*58428513 Ago 3114 AC23 Dic 2012
Böhm 622261 4 Ago 3010 AC14 Dic 2116
Kreichgauer62692714 May 2997 AC 23 Sep 2129
Wells, Fuls66020827 Jun 2906 AC 6 Nov 2220
Hochleitner67462522 Dic 2868 AC 3 May 2259
Escalona Ramos67910827 Mar 2874 AC5 Ago 2272
Weitzel7740783 Abr 2594 AC12 Ago 2532
*Otro valor frecuentemente citado de GMT es 584283. Con este valor 13.0.0.0.0 es el 21 de diciembre de 2012. 

Las Señales

Los apocalípsis vienen siempre precedidos por señales.  Los dioses (o el Dios) las envían para alertar a los buenos y que tomen acciones para protegerse.  Las señales en los tiempos modernos pretenden tener base científica.  Y en el caso de las profecías mayas no fue distinto.  Tres son las versiones más conocidas:

  1.  Supertormenta Solar.  Sabemos desde hace 150 años que el Sol tiene violentos desprendimientos de materia y energía que alteran el medio interplanetario donde se encuentra la Tierra. Sabemos también que las tormentas solares tienen su frecuencia e intensidad moduladas por el llamado Ciclo Solar, cuya representación más característica es el índice de manchas.  El Ciclo Solar tiene una duración aproximada de 11 años (más o menos 3) y en este momento atravesamos un período de aumento de la frecuencia de tormentas solares: es lo que denominamos máximo de actividad solar.  Sabemos por último, que dada la distancia que nos separa de nuestra estrella central, los efectos de las tormentas solares son muy pequeños para la vida en la Tierra, de hehco el fenómeno nos pasó desapercibido por milenios, y sólo fue descubierto de casualidad usando un telescopio en 1859.  Los profetas llegaron a afirmar que este ciclo sería más intenso que los anteriores y que una tempestad solar podría poner en peligro a toda la humanidad aunque sin indicar como.  (También hay autores del ámbito científico que han dado voces de alarma, de manera completamente irresponsable creo yo, ver esta serie de posts: 1, 2 y 3).  Sin embargo venimos monitorizando la actividad solar (es, por otra parte, mi especialidad) y por el contrario el Sol muestra señales de abatimiento. Como ya hicimos en el pasado, mostramos en la figura de abajo la actividad del sol en el pasado reciente actualizada hasta el mes de noviembre. La curva negra representa el índice de manchas observado, la curva roja, la previsión.  Como se puede ver, el índice es hoy la mitad del que era en el anterior pico de actividad.  Y la tendencia es seguir así. Es más,la actividad de los últimos 15 días fue muy escasa, así que esperamos que para el 21 de diciembre no haya muchas novedades.
  2. Inversión del Campo Magnético Terrestre. La inversión del campo magnético terrestre, fenómeno que ocurrió muchas veces en el pasado, ha suscitado también la preocupación de los profetas que afirman que esta será una señal más, y que vendrá acompañada por crisis mundiales sociales y económicas. Sin embargo no hay razón para suponer que la inversión vaya a ocurrir en los próximos días. El proceso, que tal vez ya comenzó, lleva miles de años para completarse, el último ocurrió hace casi un millón de años.  Las escalas temporales geológicas son largas.  Pero incluso si el campo se invirtiera dentro de poco, no es muy lógico pensar que vayan a ocurrir desastres.  Al final de cuentas ya pasó centenas de veces en el pasado y tanto la vida en general, como el hombre en particular resistieron. Más información sobre el tema aquí y aquí.
  3. Alineamiento Galáctico. Dice la profecía que el Sol y el centro galáctico se pondrán en línea recta uno con el otro, que ese día será el 21 de diciembre, fecha también del solsticio, y que entonces poderosos rayos emanados del Centro Galáctico han de alcanzar la Tierra.  Dicen también que esta coincidencia sólo se da cada 26.000 años por culpa de la precesión de los equinoccios.  Hemos mostrado que no hay ningún alineamiento previsto para la fecha, ni para los 200 años entre 1900 y 2100. Pero también hemos escrito, que no hay ningún chorro galáctico que pueda afectarnos.  
  4. Asteroide. Menos citado, siempre aparece la supuesta existencia de un asteroide en dirección hacia la Tierra. A menos de una semana, si con todos los telescopios que escudriñan el cielo en busca de asteroides asesinos todavía no fue detectado es porque debe estar atrás de Júpiter y así sólo nos podría hacer algún daño dentro de muchos años. Al día de hoy apenas dos asteroides escapan de la clasificación 0 (ningún peligro) de la Escala de Torino, para 1 (riesgo bajo) y las fechas previstas de aproximación a la Tierra son entre 2040 y 2057. La Tabla completa está en este link.
Si debemos basarnos en estas señales para creer en la proximidad de una catástrofe,  no vamos a ser convencidos. Tan próximos de la fecha, seguimos sin ver ninguna de ellas.  Por ese motivo no nos cabe duda de que el curso de la historia de la humanidad seguirá mucho después del 21 de diciembre de 2012, con sus miserias y grandezas.  Aunque tampoco nos cabe duda de que nuevos profetas ya están escribiendo los próximos apocalípsis.  

Como nos propusimos en el inicio de nuestro trabajo, desde este blog seguiremos llevando una voz optimista con la visión científica. 

Porque nuestra Hora Última aún no ha llegado.
 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Alineamiento planetario sobre las Grandes Pirámides Egipcias

Por las redes sociales está circulando una foto que alude a un alineamiento planetario, una extraña disposición de Saturno, Venus y Mercurio que, cuando es fotografiado próximo a las grandes pirámides de Guiza, (Keops, Kefrén y Micerino, o, como deben ser llamadas por sus nombres egipcios Jufu, Jafra y Menkaura) se ven justo encima de cada una de las construcciones. La foto en cuestión viene con el siguiente comentario: Alineación planetaria sobre Guiza. Sólo ocurre cada 2.737 años. La foto es la que se ve aquí abajo. 
Pirámides de Micerino, Kefrén y Keops (de izquierda a derecha). Encima de ellas tres estrellas, supuestamente Mercurio, Venus y Saturno en una extraña conjunción.

Obviamente que esta conjunción fue relacionada con las profecias mayas (extraño que no hayan dicho que el ciclo es de 5128 años, o una Cuenta Larga maya). La verdad es que la foto parece muy falsa, pero aún así decidí darle un poco de atención y verificar la información.  En primer lugar hay que ver la orientación de la foto.  El diagrama de abajo muestra la disposición de las pirámides más famosas de la antiguëdad egipcia.
Diagrama de las grandes pirámides de Guiza, con los nombres encima. Fuente Wikipedia, obtenida el 04/12/2012.
Comparando con la foto, el diagrama nos muestra que fue tomada desde el sur, mirando hacia el Este, o sea, dirección Noreste.  El segundo paso es verificar la posición relativa de los planetas.  La conjunción es real, Saturno, Venus y Mercurio está muy juntos, y próximos además del Sol.  Justamente, por estar tan próximos del Sol, pueden ser vistos unicamente antes del amancer, o sea, en dirección al Sureste y no al Noreste.  Además, la posición relativa de los planetas es mucho más vertical.  El diagrama de abajo representa el cielo sobre Guiza para el 5 de diciembre de 2012 a las 6:34 de la mañana (hora local) obtenida usando el programa gratuito kstars

La línea verde representa el horizonte, SE indica la dirección Sureste, lo que está por debajo no puede ser visto aún.  Casi en el centro, por debajo de la línea verde, el pequeño círculo amarillo es el Sol (Sun), indicando que está por amanecer, el cielo debería estar más celeste que lo que se ve en la foto. Por encima del horizonte, en letras amarillas, vemos los nombres de los tres planetas (Mercury, Venus, Saturn) al lado de puntos brillantes.  La mancha gris representa la Vía Láctea y vemos también las líneas que conectan estrellas y   representan las constelaciones.  Queda claro de este esquema, que la posición mostrada en la supuesta foto de la alineación es completamente falsa. 

Demás está decir que la supuesta repetición de este extraño fenómeno (2737 años) es pura invención. Si uno piensa que Saturno, el planeta más lento de los tres, tiene un período orbital de 30 años, es de suponer que sus conjunciones con Venus, que tiene un período orbital de 224 días, y Mercurio, que orbita alrededor del Sol cada 88 días, se produzcan cada 30 años aproximadamente.

La foto de la conjunción, además de poca calidad fotográfica demuestra poca investigación, porque no costaba mucho buscar una foto de las pirámides en dirección Este (del otro lado) mirando hacia el Sur y superponer los planetas en la posición en que se encuentran realmente.  Mucho trabajo para una cuestión tan efímera.  Tan efímera como las ideas que intenta propagar.  

Pero es probable que la teoría de conjunción única continúe. Por ejemplo, el 12 de enero de 2013, después de sobrevivir al Apocalípsis veremos, como en el diagrama de la figura de abajo,  que Venus, Plutón, Mercurio, el Sol y la Luna estarán muy próximos.  Saturno estará distanciado del resto (arriba a la derecha en la figura) y Marte estará entrando por debajo a la izquierda. No causará mucha impresión sin embargo porque el Sol opacará a los demás objetos.  Tal vez esta conjunción sí merezca el rótulo de única en 10.000 años. Quien sabe vengan a contarnos que la última vez que fue vista ocurrió cuando construían las pirámides... O cualquier otra cosa, porque en esta época de propagación instantánea de las ideas, la incontinencia del enter vence a  cualquier reflexión.

Esquema que representa el cielo a las 8:34 del sábado 12 de enero de 2013 en Guiza mirando en dirección del Sudeste.

jueves, 18 de octubre de 2012

La moderada actividad solar

A poco mas de dos meses del dia en que profecías afirman que las fulguraciones solares provocarán apagones de energia globales con duración de meses, dañarán los circuitos eléctricos de los satélites de comunicación y posicionamiento, inducirán accidentes de aviación y acabarán con el sistema bancario mundial. A nueve semanas, o mas precisamente 57 días de la fecha en que se aguarda el Fin de los Tiempos, el mayor responsable por el caos final, nuestra estrella central, el Sol, no parece estar enterado de estas ideas.  Muy por el contrario su comportamiento es bastante moderado, inferior a las previsiones de los físicos solares, que ya no eran para nada alarmistas.

Gráfico de la Actividad Solar. Fuente: Space Weather Prediction Center
El gráfico de arriba muestra la evolución del ciclo solar.   En el eje de las abscisas (horizontal) los números indican  los años.  En el eje de las ordenadas (vertical) el índice de manchas: cuanto mayor este número el Sol está más activo y provoca mas fulguraciones, eyecciones de masa, etc.  Cada puntito negro representa el promedio del índice durante un mes calendario.  El último puntito a la derecha es el promedio del mes de septiembre de 2012. La curva azul es una média móvil para suavizar las variaciones rápidas y ver tendencias en escalas temporales mayores.  La curva roja es la previsión hecha por un grupo de estudiosos del Sol en base a modelos e al histórico de la actividad de  los últimos años.  Como puede apreciarse del gráfico, la actividad presente ni siquiera alcanza el devaluado nivel previsto por la curva roja.

El sol no quiere salir de su letargo.  Creo que tendremos un verano solar muy frío.


miércoles, 22 de agosto de 2012

Apocalypse Not

Ya dije muchas veces que no me gustan los Apocalipsis. Y es consecuencia de este escepticismo lo que me llevó a abrir este Blog.  Ya escribí sobre los nuevos Apocalípsis, aquellos surgidos de los ámbitos académicos como El Cambio Global, o el Blackout Global y Final

La revista Wired acaba de publicar un interesante artículo de Matt Ridley donde expone a su manera estas ideas que defiendo aquí.  Para aquellos que se atrevan con el ingles, voilà el link: Apocalypse Not. La visión de Ridley es que los clásicos cuatro jinetes del Apocalípsis, hoy en día están representados por las sustancias químicas, las enfermedades, la población y los recursos naturales.  A cada uno de ellos le dedica una sección y muestra como las peores profecías realizadas por los más respetados científicos de su época, no llegaron nunca ni siquiera a comprometer la vida humana en la Tierra.

Apocalypse Not es además un giro idiomático que juega con el título de la famosa película de Coppola, Apocalypse Now.  Y este artículo, a pesar de hacerme sentir acompañado, aumenta mi curiosidad por entender el mecanismo que dispara la obsesión de imaginar nuestros propios finales. 

Hasta el próximo Apocalípsis.    


sábado, 11 de agosto de 2012

La Actividad Solar en Julio

Figura tomada de http://www.swpc.noaa.gov/SolarCycle/
el 11/08/2012.
Como todos saben ya, el ciclo solar está llegando a su máximo. Junto con él vinieron esta vez las profecías apocalípticas: las que se basan en la interpretación del calendario maya y las que se fundamentan en estudios geomagnéticos. Ambas se debaten abiertamente por imaginar los escenarios más aterradores.  

Pero lo cierto es que mientras nuestros profetas escriben sus apocalípsis, la Naturaleza se encarga de desmentirlos.  La figura muestra la situación actual de la actividad solar.  Los circulitos negros unidos por trazos indican el valor medio del índice de manchas del mes, la curva azul es un promedio que suaviza las variaciones, la curva roja es una previsión. Después del pico del mes de octubre del año pasado, la actividad se retrajo, aumentó un poco pero hace varios meses que se estabilizó.  A menos de un año del máximo, el Sol sigue estando muy calmo.  

La última gran tormenta solar ocurrió en marzo de 1989, aquel ciclo fue de forma general mucho más intenso que el actual.  Debemos esperar que una supertormenta ocurra en los próximos meses? No parece razonable. Mientras tanto los apocalípsis tendrán que buscar una excusa para explicar su error.

domingo, 29 de julio de 2012

Los riesgos de una supertormenta solar (III)

En el post anterior hablamos de las emisiones solares generadas durante un evento explosivo, como una fulguración (explosión) o una eyección de masa coronal.  Vamos a ver ahora las amenazas de estas emisiones según las visiones más pesimistas. Este es un post largo, deberán disculparme, pero no quedó otra forma de presentar mis ideas.
Típica aurora Polar observada en latitudes altas.


Aurora polar rojiza, a veces observada en latitudes menores
Buscando en la literatura uno encuentra que el origen de las ideas más catastróficas es un único autor: John Kappenman, un ingeniero eléctrico norteamericano, propietario de la firma Metatech Corporation, que se dedica a la consultoría y asistencia a líneas de transmisión eléctrica en cuestiones de interferencia ambiental o intencional. John Kappenman se ha dedicado en los últimos 20 años al estudio de factores que puedan dañar o desestabilizar la transmisión de corriente eléctrica.  En reconocimiento a su trabajo la National Academy of Sciences, el Congreso y el gobierno norteamericanos lo han llamado a pedir asesoramiento.  Más allá de estos informes en los que utiliza un lenguaje técnico y frío, me voy a referir aquí a un artículo que publicó en la revista IEEE Spectrum, en febrero de 2012.  Esta revista, aunque dedicada a la divulgación ténico científica, pertenece a la más prestigiosa asociación de ingeniería eléctrica del mundo, responsable también por la publicación de las mejores revistas en muchas áreas relacionadas con la transmisión de electricidad, las telecomunicaciones y la computación.  No es un tabloid leido por millones de personas, sino que es seguida por un pequeño grupo de profesionales con formación universitaria.  En suma, es leida por formadores de opinión y gente de las más altas jerarquías empresariales y gubernamentales.  Por eso mismo me asombró el lenguaje utilizado.

Voy a traducir el primer párrafo de este artículo:
Lenguas luminosas de intensos colores rojos, verdes y violetas brillan y pulsan através de los cielos del norte y del sur como vastas conflagraciones cósmicas. En minutos, millones de personas están tuiteando, enviando mensajes de texto por celular y blogueando sobre la fantástica visión.  Pero repentinamente el cielo se torna de color  rojo sanguineo y la fascinación se convierte en pánico. 
 Como vemos el comienzo presagia las catástrofes que anunciará después.
Relacionado con el espectáculo celestial hay enormes variaciones del campo magnético en la magnetósfera terrestre, que causan inmensos flujos de corriente eléctrica en la atmósfera superior sobre la mayor parte del planeta.  Estas enormes corrientes perturban el campo magnético terrestre normalmente calmo, que a su vez induce oscilaciones de corriente en las redes eléctricas y de comunicaciones  entre los continentes.  Las luces de las calles parpadean hasta apagarse, la electricidad desaparece. Un blackout planetario está ocurriendo dejando vastas regiones de Norte y Sudamérica, Europa, Australia y Asia sin energía. 
Las cosas van empeorando con el tiempo, sin embargo 
En pocos meses, la crisis se profundiza. En muchos lugares la falta de comida crece vertiginosamente, el agua potable se convierte en un bien precioso y los pacientes que necesitan transplantes de sangre, insulina o drogras críticas mueren durante la espera.  El comercio normal se detiene, remplazado por el mercado negro y el crimen violento.  Mientras las fatalidades crecen por millones, la malla social se desarma.  
Qué es lo que puede justificar semejante prólogo apocalíptico?  Tenemos evidencias de que algo así podría ocurrir?  Según Kappenman aunque no hay evidencias observacionales, se puede especular con esta catástrofe mundial. El fundamento de sus argumentos es la comparación de los efectos ocacionados por las mayores tempestades magnéticas registradas en los tiempos modernos.

Daños provocados a los transformadores de la Compañía de electricidad de Quebec durante el blackout de marzo de 1989 (Fuente: Severe Space Weather Events, Nat. Ac. Sci., 2008)
La primera (en realidad fue más de una) ocurrió entre el 28 de agosto y el 4 de septiembre de 1859. En coincidencia, Richard Carrington, astrónomo amateur inglés, observó el 1 de septiembre através de su telescopio la primera explosión solar. No sólo se trató del mayor white light flare (fulguración en luz blanca) jamás observada sino que además esa semana se produjeron las mayores pertubaciones del campo magnético terrestre al tiempo que se observó el cielo rojizo (aurora polar, ver foto dearriba) hasta en los trópicos, y las líneas telegráficas llegaron a cortocircuitarse, algunas se prendieron fuego y en otros casos, tenían corriente para funcionar con las baterías desconectadas. Estos fenómenos fueron observados por varios días.   Hay muchos relatos de estigos presenciales aunque en la práctica hay poca precisión sobre la extensión de los daños. Como argumento se trae el hecho de que en 1859 el telégrafo era el medio de comunicación más avanzado de la época, lo que hoy estaría representado por comunicaciones satelitales y la telefonía móvil.

La pregunta que se formula Kappenman y para la que cree tener una respuesta correcta es: qué ocasionaría hoy una tempestad geomagnética parecida a la de 1859.  Para responderse toma el caso de la tempestad de marzo de 1989, que dejó sin luz a la provincia de Quebec.  Las corrientes geoinducidas (GICs) por las partículas que entraron en la atmósfera durante la tempestad,  sobrecargaron la red de alta tensión, lo que produjo un cortocircuito que se propagó rapidamente a otras redes.  El corte de luz se alargó por 9 horas y produjo millonarias pérdidas.  La mayor preocupación de Kappenman es con los transformadores de ultra alta tensión (EHV en inglés) que pueden quemarse por culpa de las GICs, la confección de los mismos es casi artesanal y por lo tanto su reparación o remplazo es muy demorado.  Si en escala global muchos de estos EHV se quemaran se produciría un problema muy serio: la falta de electricidad en vastas regiones provocaría graves problemas de alimentación, falta de agua potable, carencia de transporte y riesgos severos de conservación de medicamentos por falta de heladeras.

Si Kappenman no ahorra en la descripción apocalíptica inicial es porque él cree que centenas de transformadores podrían salir de servicio si otro evento Carrington (como son llamados los eventos de la semana del 28/8 al 2/9/1859) volviese a ocurrir.  El factor decisivo en los daños inducidos por una tempestad magnética es la variación del campo magnético. En marzo de 1989, varió entre 400 y 500 nT/minuto (nano teslas por minuto), siendo de los más importantes de las últimas décadas. Sin embargo en 1921 otra tempestad geomagnética habría producido variaciones de hasta 5000 nT/minuto y el evento Carrington fue todavía mayor.  (Como referencia, el campo magnético terrestre es de alrededor de 60.000 nT en promedio)
Es este el escenario de catástrofe que mejor describe las predicciones de Kapenmann? La sociedad destruida, hombres cazando hombres. Frío, falta de alimentos, agua y medicamentos. The Road, película de John Hillcoat, protagonizada por Vigo Mortensen.

Kappenman va más lejos en este artículo, especula que podrían llegar a ocurrir centenas de Fukushimas.  Cómo?  Para entenderlo hay que ver como sucedió el meltdown del reactor japonés durante el tsunami de 2011: el terremoto disparó por prevención el apagado del reactor, el tsunami sobrepasó el muro de contención y el agua invadió la sala donde se encontraba el generador eléctrico diesel de emergencia, y la energía externa se cortó cuando cayeron postes eléctricos por culpa del terremoto. En síntesis Fukushima quedó en pocas horas sin ningún tipo de electricidad, por ese motivo no se podía  hacer funcionar el circuito primario de refrigeración, y el reactor estaba muy caliente. Con el correr de las horas y días, el material comenzó a fundirse y hubo escape radioactivo.  Entonces, si por culpa de una tempestad geomagnética muchos transformadores EHV salen de funcionamiento, los reactores deberán ser apagados y pasarán a depender del generador diesel para hacer funcionar a la bomba del circuito de refirgeración.  Pero por norma, los generadores tienen combustible sólo para una semana.  Como el caos va tomando cada vez más lugar en la ciudad, la escasez de combustible llevará eventualmente a que los reactores queden sin ningún tipo de energía y con el reactor todavía demasiado caliente. En pocas semanas centenas de reactores en todo el mundo comenzarían a fundirse...

Todo este Pandemonium, podría evitarse facilmente dice Kapenmann, la idea es aislar en las líneas de transmisión el neutro de tierra por medio de un capacitor, lo que evitaría que los GICs tuviesen donde descargarse.  El problema es que las tierras están para evitar cortocircuitos cuando la corriente crece descontrolada.  En ese caso algún switch debería bypasear al capacitor. Ese dispositivo, basado en un tubo de vacío ya fue diseñado por la firma Advanced Fusion Systems, siendo capaz de actuar en una fracción del ciclo  eléctrico (digamos que unos 10 ms) y soportar hasta 20.000 A de corriente.  Sólo es necesario hacer estas modificaciones en todas las línes de alta tensión del mundo a un costo que sería mucho menor que los daños proyectados en sus catastróficos informes.  El artículo de Kapenmann acaba con una advertencia: Si no hacemos nada, si nos detenemos y esperamos que los políticos aprecien los riesgos y actúen sobre ellos- podemos presenciar una de las mayores catástrofes de todos los tiempos.

Como ya he dicho en otras oportunidades, no me gustan los apocalípsis, cualquiera sea el origen.  Kapenmann no presenta ninguna evidencia de que este sea más real que otros ya proclamados: su base es mostrar que tempestades geomagnéticas anteriores fueron de mayor intensidad que la que afectó a Quebec en 1989.  Pero no ofrece una relación empírica o teórica que establezca la intensidad de las corrientes inducidas a partir de las variaciones del campo magnético.  Tampoco queda clara la distribución de estas corriente sobre la superficie terrestre, ni el flujo necesario para quema un transformador EHV. De esta forma su conclusión apocalíptica es, en el mejor de los casos, especulativa.  

Por ahora me detuve en un artículo de divulgación. En otros posts voy a analizar los trabajos científicos de Kapenmann, en el marco de sus predicciones catastróficas.

miércoles, 25 de julio de 2012

Los riesgos de una supertormenta solar (II)

Para poder avanzar en esta cuestión debemos primero hablar de los diferentes tipos de emisiones que produce el Sol. Podemos resumirlas en tres:
  1. Luz, que en su forma más general llamamos ondas electromagnéticas  englobando desde radiofrecuencias, infra rojo, luz propiamente dicha, ultra violeta y rayos X.  Las radio frecuencias, el infra rojo y la luz son capaces en mayor o menor medida de atravesar la atmósfera terrestre y llegar hasta la superficie, pero como son radiación no ionizante, no representan ningún peligro.  Ya los rayos X y los ultra violetas, peligrosos para la salud, son casi completamente absorbidos en la atmósfera.  Sus efectos entonces sólo son sentidos en las capas más altas  o en el espacio exterior. Dada su velocidad, son los primeros testimonios que recibimos de cualquier evento solar.
  2. Partículas cargadas. Puede tratarse de electrones, protones y neutrones, o también de iones. También son llamadas de rayos cósmicos solares o en inglés, Solar Energetic Particles (SEP). Estas partículas tienen una altísima velocidad, próxima a la de la luz.  Los rayos cósmicos no son capaces de llegar hasta la superficie terrestre aunque son detectados de manera indirecta por los efectos que provocan.  Como tienen velocidad próxima a la de la luz, llegan unos minutos después que las ondas.
  3. Eyecciones de masa coronal.  Conformado por una gran cantidad de materia (billones de kg) de la atmósfera solar, transportan también  campo magnético. Su velocidad de desplazamiento es mucho menor, entre 1.000 y 3.000 km/s. La masa solar es muy tenue e incapaz de atravesar la atmósfera terrestre, sin embargo su campo magnético  interactúa con el terrestre provocando efectos visibles, como las llamadas aurora polares.  Demoran en arribar a la Tierra entre 1 y 3 días aproximadamente.
Durante las llamadas tormentas solares, una o  hasta las tres formas de emisión pueden estar presentes.    La discusión sobre sus efectos es el meollo de estos artículos. En principio podemos resumirlos de la siguiente manera: 1) y 2) sólo afectan a los satélites dañando equipos electrónicos, haciéndoles perder su orientación, generando disturbios que inhiben la conexión con la base en Tierra, poniendo en riesgo la salud de los astronautas. 
video

Las eyecciones de masa tienen un efecto indirecto: la interacción del campo magnético terrestre con el de la eyección puede provocar el ingreso a la baja atmófesra terrestre de una gran cantidad de partículas. En el video de arriba se puede ver una animación preparada por la NASA de una eyección, desde que parte del Sol hasta que llega a la Tierra. Cerca de la Tierra, los campos magnéticos entran en contacto, las líneas sufren una reconfiguración y partículas cargadas que se encuentran en el espacio son aceleradas y entran por los polos, donde el campo magnético es de mayor intensidad.   Son estas partículas las responsables de crear las auroras polares.  También pueden inducir corrientes en las líneas de alta tensión sobrecargándolas. En la visión de John Kapenmann, un ingeniero eléctrico norteamericano y consultor en el tema de líneas de transmisión, este es el mayor peligro que enfrentamos en el caso de que una supertormenta solar llegue a ocurrir.  

Y sobre este tema nos vamos a referir en el próximo post.
 

domingo, 15 de julio de 2012

Los riesgos de las supertormentas solares

EL Solar Dynamic Observatory registra la erupción de una
prominencia el 16 de abril de 2012
A medida que la actividad solar continua en aumento en dirección a su máximo esperado para el trimestre mayo-julio de 2013, impactantes imágenes de tormentas solares son publicadas en los medios periodísticos.  Aunque el estrellato solar se repite con cada uno de sus máximos (recuerdo que al ex-director del Instituto Max Planck en Katlenburg-Lindau le gustaba mostrar la portada del tabloid sensacionalista alemán Bild, con una foto de una fulguración solar al lado de un mujer semi-desnuda), esta vez se le ha agregado un elemento que aumenta su dramatismo: los medios alertan para las consecuencias catastróficas que una de esas tempestades podría producir en la Tierra.  Desde un apagón eléctrico generalizado con una duración de semanas o meses, hasta accidentes aéreos fatales ocasionados por la interrupción del servicio de posicionamiento brindado por el GPS.  

Parte de estos relatos es encontrado una y otra vez en las profecías mayas de fin de mundo.  Por ejemplo en el libro Apocalypse 2012 del periodista  Lawrence Joseph y en documentales que pasan en los canales Discovery Channel y History Channel

La primera vez que oi semejantes relatos apocalípticos me parecieron fuera de toda lógica y supuse que su origen podría estar en los ambientes  fatalistas alejados de la ciencia o la tecnología.  Con el pasar del tiempo pude rastrear los fundamentos de estas teorías y llegué hasta algunos documentos confeccionados en los más encumbrados centros de investigación científica como la National Academy os Sciences de los EEUU. Mi perplejidad sólo aumentó con este descubrimiento.  Así que antes de continuar escribiendo sobre el tema acometí contra los informes que dan base a tamaño pavor.  En una serie de posts me voy a referir a ellos, y a otros documentos también que relativizan el escenario de destrucción masiva. 

No van a ser artículos fáciles ni cortos, intentaré ser riguroso y crítico al mismo tiempo.  Pero puedo adelantar ya mi pensamiento: las conclusiones catastróficas derivadas de estos informes están exacerbadas y se basan en incontables condicionales.   

Stay tuned.

sábado, 26 de mayo de 2012

La más antigua tabla astronómica maya

Las ruinas de Xultun, Guatemala,  fueron descubiertas en 1915, y aunque comenzaron a ser estudiadas arqueológicamente en 1920, quedaron abandonadas a la depredación de los cazadores de tesoros.  Fue por gracia de estos piratas que en 2010 se decubrió la entrada a una  bóveda rica en paredes ornamentadas con pinturas.  Unas semanas atrás los resultados preliminares de la investigación fueron publicados en la revista Science: Ancient Maya Astronomical Tables from Xultun, Guatemala, de W. Saturno, D. Stuart, A. Aveni y F.Rossi (Science 336, 714, 2012). La bóveda está datada en el período clásico maya. En una de sus paredes (la que da hacia el este) pueden verse números mayas, en el formato de puntos y rayas. A pesar de que el tiempo borró algunos jeroglifos el grupo de arqueólogos, entre los cuales se encuentra Anthony Aveni, célebre investigador de la cultura astronómica maya y autor del libro Observadores del cielo en el México antiguo (Ed. Fondo de Cultura Económico), creen posible determinar sin mucho error algunas secuencias formadas. Una de las conclusiones a la que arriba el grupo de autores es que los números representan intervalos de días, relacionados con lunaciones, de una forma que recuerda al Códice de Dresde escrito durante el período post-clásico (por lo menos 500 años después de estas pinturas). En otra pared hay cuatro columnas de 5 números de puntos y rayas escritos verticalmente, como encabezado, cada columna posee un tzol'kin aunque estos últimos no fueron descifrados.  En cambio cada uno de los números distribuidos verticamente debajo de cada tzol'kin son legibles y parecen formar fechas de la Cuenta Larga. Estos son:

                          Maya                 Días                    Años
                      8.6.1.9.0     1.195.740     3273,8
           2.7.9.0.0       341.640      935,4
          17.0.1.3.0     2.448.420     6703,5
          12.5.3.3.0     1.765.140     4832,8   

En la primera columna de la tabla están los números en sistema maya.  Recordamos que la Cuenta Larga  consistía en contar los días, utilizando una base (casi) vigesimal (20) que, por una razón aún desconocida, terminaba en el número 13.0.0.0.0 también llamado 13 bak'tuns y que, según algunos arqueólogos, ocurrirá el próximo 21 de diciembre de 2012.  La segunda columna transforma el número maya a nuestro sistema decimal mostrando el intervalo en días.  Y por último, considerando nuestro calendario gregoriano, la cuarta columna muestra el intervalo en años. Como se puede apreciar, son intervalos muy largos de miles de años.  No se ha encontrado ninguna relación entre estos números y los pintados en otras paredes, y tampoco hay conexiones claras con ciclos astronómicos (de Venus y la Luna por ejemplo) o calendáricos  (la Rueda Calendárica) conocidos por los mayas. La conclusión del artículo es que por su semejanza con tablas escritas en el Códice de Drede, única evidencia escrita de los conocimientos astronómicos mayas, estos se remontarían a períodos anteriores al post-clásico.

Me llama la atención qua la tercera cifra corresponde a 17 bak'tuns, un número que sobrepasa la duración de una Cuenta Larga  en 570.420 días o 1578 años (en el Códice de Dresde también hay números similares).  Si la Cuenta Larga representa un ciclo del Mundo, un volver a empezar, cual es el sentido de un intervalo mayor?  Podría argumentarse  que los mayas no pensaban que lo que pase al fin del calendario, será tan grave como para modificar las órbitas de Venus, Mercurio o la Luna, y que serguirá habiendo habitantes en la Tierra para contemplar las noches estrelladas.

A mi me parece que, mayormente, este descubrimiento demuestra nuestra ignorancia  sobre el Calendario Maya y los conocimientos astronómicos de este pueblo, que, y es mi humilde impresión, están sobrevalorados. Y refuerza mi opinión de que las profecías no son sino interpretaciones caprichosas de nuestra sociedad.

lunes, 21 de mayo de 2012

El sol de abril

La actividad del sol durante el mes de abril no trajo grandes sorpresas, el índice de manchas disminuyó un poco y esto resultó también en pocos eventos explosivos.  La figura de abajo, generada por el National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) de los EEUU es un reflejo de esto.  Después de un leve incremento durante el mes de marzo (anteúltimo punto negro del gráfico), el índice promedio de abril cae en torno de 55 (último punto de la curva negra). Como siempre, la curva azul representa una media móvil de la actividad pasad y la curva roja es la previsión para los próximos años, con un máximo hacia mayo de 2013. 
 
Como cantaba The Police en los '80: There's a little black spot on the sun today. It's the same old thing as yesterday.*


Figura generada por la NOAA y obtenida el 21/05/2012. Ver el siguiente link
* Hay una pequeña mancha hoy en el Sol, es la misma que ayer.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Tránsito de Venus a simple vista

Dentro de menos de un mes tendremos el último tránsito de Venus de este siglo XXI. Siendo un fenómeno relativamente extraño está despertando bastante atención. Lamentablemente en el hemisferio Sur de América no podremos observarlo.  Pero muchos instrumentos de todo el mundo, incluso en satélites, y la mayoría de los astrónomos amateurs que tengan la oportunidad, harán observaciones del fenómeno. La expectativa se refleja en Internet, donde he visto avisos de venta de anteojos que permiten observar "eclipses y tránsitos de Venus". Se trata de "bloqueadores", filtros que inhiben gran parte de la luz solar, permitiendo mirar directamente al disco sin sufrir daños.  Yo mismo poseo una placa fotográfica negativa, completamente velada, que a simple vista se la ve negra y que me deja mirar al Sol sin peligro.  Bueno es recordar que la observación directa del Sol puede dañar permanentemente la vista. Cuidado!!  Este método no cuenta con ningún tipo de ampliación de la imágen.  Observar eclipses solares resulta obvio, pero, me pregunto  si el tránsito de Venus también es observable a simple vista, sin la ayuda de un telescopio.  Cómo se vería? 

El Sol tiene un diámetro de 1.400.000 km y se encuentra a una distancia de 150.000.000 km aproximadamente.  Dividiendo el primer número por el segundo obtenemos el ángulo subtendido por el disco solar para un observador terrestre sin instrumentos:

                      a = 140.000 / 150.000.000 =  0,0093 radianes

Qué significa esto?  Bueno, a una distancia de medio metro (el brazo) el disco solar es aparentemente tan grande como un círculo con un diámetro de

                      d =  0,0093 x 500 mm = 4,7 mm !!

Pueden comprobarlo usando la Luna llena, cuyo tamaño aparente no es muy diferente al del Sol.  Tomen una regla transparente, sujétenla con una mano y extiendan el brazo lo más lejos que puedan, en dirección a la Luna. Midan el tamaño y verán que es un poco menor que 5 mm.

Si el Sol tiene ese tamaño, cual es el tamaño de Venus?  Cuando lo vemos de noche en su versión Lucero del atardecer, Venus es como una estrella, es su brillo que se destaca en el fondo oscuro.  Pero cuando se coloque sobre el disco solar, deberemos percibir una pequeña sombra oscura encima de un disco extremadamente brillante.  Venus tiene un tamaño aparente máximo de

                          av =  1 minuto = 0,000276 radianes

o sea que a la misma distancia del brazo (medio metro)

                          dv =   0,000276 x 500 mm = 0,138 mm = 138 micrones

El ojo humano tiene una acuidad nominal de 1 minuto de arco (visión 20/20).  O sea que es capaz de separar dos líneas paralelas separadas por 1 minuto de arco. Si así es, el tamaño de Venus estaría justo en el límite,  porque  la mayoría de las personas tiene una acuidad menor que, por otra parte, depende mucho de las condiciones de iluminación y la forma del objeto. Recuerden que buscamos distinguir un disco oscuro sobre un fondo intenso. Pueden hacer una prueba usando la foto de abajo (obtenida del site de Jeff Balls). Midan con una regla el tamaño del Sol en la pantalla (en mi caso está dando 11 mm). Calculen ahora

                                                distancia = D(Sol) / 0,0093

(En mi caso la cuenta dio:  distancia = 11/0,0093=1.182 mm = 1,18 m) Colóquense a esa distancia de la pantalla y miren fijamente el Sol de la foto.  Intenten distinguir el pequeño puntito negro casi en el borde derecho, un poco por debajo del diámetro central: aquí tienen la imagen original como referencia.  Ese punto es Venus fotografiado con un telescopio de 600 mm de distancia focal durante su último tránsito en 2004. Yo, particularmente, a pesar de saber donde está, cuando me ubico a 1,2 m de distancia, no lo distingo. Y Uds?

Copyright © 2012, Jeff Ball. All rights reserved.
Esta pregunta es relevante respecto de las profecías de 2012.  Ya comentamos que algunos arquélogos creen que los mayas pudieron haber observado tránsitos de Venus a simple vista. A la luz de los cálculos que hice antes y del test de la fotografía, me parece harto difícil.  Sería interesante ver si en la historia hay relatos de observaciones de tránsitos de Venus sin ayuda de telescopios.  Yo, hasta donde busqué, no encontré.  Por ejemplo, aquí, las observaciones comienzan después de 1609, año de la introducción del telescopio en la astronomía. 

lunes, 9 de abril de 2012

Actividad Solar en marzo: actualización

La Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (por su sigla en inglés, NOAA) del gobierno norteamericano acaba de publicar los datos de la actividad solar referente al mes de marzo y actualizó la curva del ciclo solarEn un post anterior ya cubrimos el pico  de actividad que llamó la atención de medios de todo el mundo por la cantidad de explosiones solares y eyecciones de masa.  Sin embargo y a pesar de tanto ruido, pocas fueron las nueces: la actividad como un todo se mantuvo bastante más abajo que la registrada en el mes de noviembre, a pesar de haber repuntado la tendencia a la baja respecto de los meses de diciembre, enero y febrero.  Por ahora, el comienzo del mes de abril se muestra muy tranquilo con pocas manchas y eventos de categoría baja.  

Ciclo solar. Los pequeños círculos negros representan el promedio mensual del Índice de Manchas. La curva azul es una media corrida. La curva roja es la proyección hacia el futuro.

sábado, 24 de marzo de 2012

La actividad solar en marzo de 2012

En las últimas semanas fuimos invadidos por imágenes y notas hablando sobre la actividad solar.  Solamente en el CRAAM, donde yo trabajo, vinieron dos  equipos de la Globo y uno de la TV Cultura para hacer entrevistas, además del portal del MSN Brasil y contactos telefónicos con otros periodistas que se comunicaron para obtener precisiones: está aumentando la actividad solar?  

Y así es, la actividad solar dio un salto: desde los primeros días de marzo el Sol se mostró muy activo con muchas fulguraciones y eyecciones de masa con efectos moderados sobre la Tierra.  Todo esto agitó los fantasmas de las profecías de 2012, de ahí el redoblado interés de los medios.  Pero, será que hay algún motivo de preocupación?  

Ya hablamos muchas veces sobre el Ciclo Solar, pero es bueno volver sobre él.  El Sol presenta dos comportamientos muy diferentes: un invierno calmo y un verano activo, entre ambas estaciones solares pasan alrededor de 5 años.  Ahora estamos en el verano solar, aunque aún  no llegamos al ápice.  Por eso, titulares  de diarios diciendo, "fue registrada la mayor explosión solar de los últimos 5 años" es semejante a decir, un 20 enero, por ejemplo, que fue registrado el record de temperatura de los últimos 6 meses.  La comparación correcta es con los veranos pasados. Y para eso, en el caso solar,  debemos volver 11 años aproximadamente.   Exactamente eso fue  lo que hice.  En la figura de abajo presento el flujo en rayos-X blandos observado por el satélite de la serie GOES durante el período del 3 al 23 de marzo de este año.  El flujo en rayos-X es un actividómetro: un medidor de la actividad solar, cuanto mas intenso el flujo, mas activo el Sol, mayor el número de fulguraciones y eyecciones de masa, mayor las chances de efectos en la Tierra.  Las líneas horizontales representan la clasificación de la emisión en rayos-X: A, B, C, M  y X. Cada banda de energía es 10 veces mayor que la anterior. Los eventos X son los más importantes, los M son medianos y después están los eventos pequeños. Dos veces en el período de la figura tuvimos flujo X, y una decena el flujo fue M.  El valor mínimo del flujo (la base) siempre fue mayor que B.  


Comparemos la figura de arriba con la actividad del verano de 2003 durante el período de 15 de octubre a 6 de noviembre mostrada en la figura de abajo: 12 eventos X, incontables eventos M, a partir del 22 de octubre el flujo era siempre mas intenso que C. Es bastante claro que, aunque todavía no llegamos al máximo de actividad,  el verano de 2000 - 2003 fue bastante más caliente que el actual.  


Sólo basta ver la figura de abajo para comprobarlo. Ella representa la evolución de la actividad solar medida por medio del Índice de Manchas.  Cada punto es el promedio mensual. En octubre del año pasado hubo también una agitación intensa en el Sol, pero la actividad como un todo decayó abruptamente en los siguientes meses. El último punto corresponde a febrero pasado.  La curva roja representa la progresión esperada del ciclo. Hasta ahora la previsión parece estar siendo cumplida muy bien.



The bottom line: Después de dos semanas agitadas, el Sol volvió a una actividad moderada. Al momento de escribir estas líneas, una nueva región potencialmente activa está apareciendo por el borde este del Sol, aunque el pronóstico espera fulguraciones M moderadas apenas. 

domingo, 18 de marzo de 2012

Observaciones mayas del tránsito de Venus

Un lector anónimo de este blog me alertó por medio de un comentario en el post El tránsito de Venus del 6 de junio de 2012, que el profesor Jesús Galindo Trejo del Instituto de Astronomía de  la Universidad Nacional Autónoma de México, después de analizar frescos de un templo de la ciudad de Mayapán especula  que los mayas observaron tránsitos de Venus. Este hecho podría abrir las puertas a la interpretación de los profetas de 2012 de que el calendario maya de la Cuenta Larga, está sincronizado para coincidir su final con un tránsito de Venus que tendrá lugar el 6 de junio próximo.

No fue difícil encontrar el trabajo de Trejo publicado en el Número XXIX de la revista Estudios de Cultura Maya: Un análisis arqueoastronómico del edificio Q152 de Mayapán. Voy a resumir los aspectos que me interesan aquí.
Edificio Q152, también llamado de Observatorio.
Mayapán, Mérida (México)

La ciudad de Mayapán, última gran urbe maya, pertenece al período posclásico (aquí una breve descripción de la historia maya precolombina). Tuvo su apogeo entre 1200 y 1450 y una declinación dramática, producto de alzamientos populares apoyados por grupos armados provenientes de México central. Cuenta con importantes edificaciones, entre ellas un templo circular que recibió el arqueológico nombre de Q152 (a veces referido como el observatorio) y una pirámide llamada el castillo. Recientemente en un pequeño edificio adosado al castillo fueron encontrados y restaurados unos frescos que son iluminados por el sol en dos días precisos del año. Una de las imágenes representa al sol amarillo con grandes rayos, escoltado por dos personajes con unas especies de lanzas; dentro del disco solar, un personaje ricamente ataviado en aparente descenso.  Según Galindo Trejo, los días en que el sol ilumina al fresco servirían como marcadores que permiten hacer una aritmética simple para contabilizar el periódo sinódico de Venus, de 584 días, tiempo que demora en dar una vuelta en torno del Sol observado desde la Tierra.  Semejante importancia dada al año venusiano, lleva al autor a reflexionar si el personaje dentro del disco solar no se trataría de una representación de los tránsitos de Venus.
Pirámide de Mayapán (el castillo)

Observar tránsitos de Venus es complicado porque  proyectado sobre el disco solar, el planeta es 30 veces menor.   Sin embargo es posible si se atenua de alguna forma la intensa luz solar.  Una condición natural es con el Sol próximo al horizonte ocultado por un velo de nubes o humo.  Los mayas estaban en una posición geográfica privilegiada: de los 40 tránsitos de Venus que hubo entre el 2000 AC y el 1500 DC (conquista española) yo calculé que podrían haber visto 36 (Usé la siguiente tabla creada por NASA, y las fórmulas de aquí). Los tránsitos de Venus son fenómenos bastante prolongados, que duran aproximadamente 7 horas y que además ocurren con poca dispersión calendárica: entre el 19 y 23 de mayo, y entre el 20 y 23 de noviembre cuando se considera el lapso correspondiente a la antigüedad maya. Aunque cuidado: no todos los años hay tránsitos de Venus. Las reglas que rigen estos tránsitos no son simples y exigen siglos de observaciones o un conocimiento bastante avanzado de la astronomía planetaria.

Tamaños relativos del disco solar (círculo amarillo) y Venus (círculo celeste) La diferencia de tamaño y el intenso brillo solar hacen muy difícil la observación sin instrumentos de un tránsito de Venus.

En suma, tal vez los mayas observaron tránsitos de Venus. Suponer que llegaron a preverlos, como algunas profecias de 2012 están afirmando, sería una osadía sin ningún sustento.

domingo, 19 de febrero de 2012

Terremotos y Explosiones Solares

Este post es una continuación del anterior donde me preguntaba si las explosiones solares serían capaces de provocar terremotos.  Respondí que no, que siendo los terremotos un fenómeno originado en el interior de la Tierra, no veía como ondas electromagnéticas o partículas cargadas podrían horadar la roca para llegar hasta la base donde las placas tectónicas reposan para sacudirlas.  Yo mismo busqué hace un tiempo ver si había algún aumento en la cantidad de terremotos y no encontré ninguna tendencia, como pueden ver en posts anteriores, aquí y aquí. La honestidad me obliga mostrar ahora que hay trabajos científicos que muestran una relación entre actividad solar y terremotos, de los que tomé conocimiento después de escribir mi post.  Este post será más largo que los otros y bastante más técnico.  Es necesario, sepan disculpar,  si queremos entender la importancia de los estudios.

Son muy pocos los trabajos sobre el tema, menos de 30 en los últimos 50 años.  La mayoría de ellos fueron publicados por científicos soviéticos (por ejemplo A. D. Sytinskiy) en revistas de la ex-Unión Soviética, en ruso, o con traducciones al inglés en revistas de difícil acceso.   Mi búsqueda está lejos de ser exhaustiva, pero no creo equivocarme al decir que no es un campo muy fértil de investigación y que más bien es llevado adelante por algunos grupos independientes esparcidos por el mundo y que no han podido convencer al resto de la comunidad.

Voy a comentar dos trabajos que pude leer completos. No voy a entrar en los detalles, sino comentar lo que me interesa en el contexto de este blog: estos estudios tienen alguna relación con las profecías mayas ? 

John F. Simpson publicó en 1967 un estudio titulado Solar Activity as a triggering mechanism for earthquakes (La actividad solar como mecanismo disparador de terremotos), en la revista Earth and Planetary Science Letters, volumen 3 (1967), páginas 417+. Simpson usó una base de datos de terremotos sin distinción en magnitud, entre 1950 y 1963 y comparó su frecuencia diaria con el índice de Zürich (o de manchas solares), el flujo solar en 10,7 cm (llamado Componente lenta solar) y un índice del campo magnético terrestre llamado kp. Él observa que pasados dos años del máximo de actividad solar hay un aumento en la ocurrencia de terremotos.  Buscando correlacionar estos índices descubre una relación cúbica entre ambos siendo que la mayor frecuencia de sismos se da cuando el índice de manchas solares es alrededor de 180 y el flujo de la componente lenta solar alrededor de 200. Aumentar estos índices arriba de estos valores disminuye la frecuencia de terremotos.  Aunque la relación estadística parece bien demostrada, la importancia de la misma no parece ser clave en la dinámica de los terremotos: mientras el promedio de sismos diarios es de 4,6, la actividad solar los incrementaría hasta 5,5. Y hay que recordar que en este trabajo fueron considerados los sismos de cualquier magnitud.  El propio autor nos dice (traducción mía)

Es indudable que la relación causa - efecto precisa entre actividad solar y  terremotos es que la primera actúa como mecanismo  disparador de los segundos. La distribución geográfica y las relaciones tectónicas inhiben cualquier dependencia causal subyacente entre terremotos y actividad solar. Sin embargo, es ineludible concluir que el ciclo de actividad solar es significativo aunque de ninguna manera exclusivo en la regulación temporal de la liberación de energía  acumulada en la crosta terrestre. 
El segundo trabajo, más reciente, fue realizado por varios autores de Rusia y Bulgaria: Long-period trends in global seismic and geomagnetic activity and their relation to solar activity (Tendencias de período largo de la actividad sísmica y geomagnética y su relación con la actividad solar), por S. Odintsov, K. Boyarchuk, K. georgieva, B. Kirov y D. Atanasov, en la revista Physics and chemistry of the earth, volumen 31 (2006), página 88+.

En este estudio los autores usan diferentes bases de datos. En el primer caso es un relevamiento de los terremotos en el área del Mediterráneo hasta el siglo X, realizada por medio de estudios históricos y otras fuentes indirectas (o sea, no hay información sobre la magnitud de los mismos). Para comparar usan estimaciones del índice de manchas a partir del año 300 (el índice fue establecido recién en el siglo XIX y podemos calcularlo más o menos correctamente desde el año 1609).  El trabajo abarca entonces los años 300 hasta 1000 comparando el total de terremotos durante un período de 11 años con la estimación del índice para el máximo de actividad. El resultado lo pueden ver en la figura de abajo.
Número de terremotos acumulados en 11 años (línea llena)
e índice de manchas estimado (línea punteada).
A primera vista puede impresionar, pero, hay que resaltar que han sumado todos los terremotos en un período de 11 años borrando cualquier variación intra cíclica.  Lo que nos dice es que en aquellos ciclos de mayor intensidad durante el máximo de actividad, pueden aumentar significativamente los terremotos, aunque no sabemos en qué momento del ciclo. El coeficiente de correlación es 0,47, no muy alto en términos estadísticos, aunque la probabilidad de ser al azar es inferior al 1% (p<0.01). La relación parece, apenas, sugerente.

Como segundo paso los autores analizan los terremotos entre 1900 y 1999 y comparan la ocurrencia de sismos con el índice de manchas.  Los autores encuentran un aumento en la cantidad de terremotos durante el mismo año del máximo solar, y tres años después también.  Vean el gráfico.

La línea llena representa el número anual de terremotos  de magnitud mayor que 7 en promedios tomados durante un año, relativos al momento de máxima actividad solar (año=0).  La línea punteada es el promedio anual del índice de manchas.  Hay dos picos, para año=0 (max 1) y para año=3 (max 2).  También a primera vista el gráfico impresiona, pero quiero destacar lo siguiente: el promedio anual de terremotos es 20 con una desviación estándard S=7.  El promedio de terremotos durante max1 es 22,6 con S=8 y el de max2 es 21,3 con S=9.  Estadísticamente una distribución aleatoria tiene una probabilidad de casi 70% de estar entre el promedio mas o menos la desviación estandárd S. En otras palabras, la figura es sugestiva, pero estadisticamente irrelevante porque los tres promedios tienen gran probabilidad de ser iguales.   El artículo continua con otros análisis, intentando mostrar cual es la relación causal (suponen dos drivers: las eyecciones de masa coronal y el viento rápido solar) pero yo voy a parar por aquí, porque sus argumentos no terminan de convencerme y tampoco quiero que los lectores huyan de esta página.

Conclusiones. Simpson encontró un pico de frecuencia de  terremotos dos años después del máximo del ciclo solar, mientras que Odintsov y colegas, encuentran el pico de sismos durante el mismo año de máximo.  Los trabajos son contradictorios.  La relación, tan siquiera estadisticamente, está lejos de haber sido comprobada.

Y en cuanto a las profecías de 2012?  Aceptando las conclusiones de Simpson, los efectos se harían sentir en 2015 (dos años después del máximo esperado para mayo de 2013). Si seguimos a Odintsov, por otro lado, la primera correlación que ellos obtienen muestra que el número de terremotos es proporcional al índice de manchas durante el máximo: el presente ciclo solar es muy pobre en manchas, se espera un índice  máximo un tercio menor que el anterior, que ya fue un tercio inferior a su predecesor.  El máximo de actividad solar de los últimos 400 años se dio durante el ciclo cuyo máximo ocurrió en la década del 50.  Entonces, si sobrevivimos a aquella época, creo que podremos sobrevivir a la actual. 

miércoles, 15 de febrero de 2012

Pueden causar terremotos las explosiones solares?

Una versión recorre la Internet y hasta ha ganado a los medios informativos tradicionales como la TV en los últimos tiempos.  Tomé conocimiento de ella la semana pasada mirando la edición del Globo Reporter programa semanal de la cadena Globo de Brasil (quien quiera ver mi opinión sobre el programa está aquí en portugués).

Debo reconocer que hay que tener mucha imaginación para pensar que los terremotos pueden llegar a ser inducidos por la actividad solar, sea ella del tipo de fulguraciones (o explosiones), sea ella del tipo de Eyecciones de Masa Coronal. Seguramente por eso es que se me escapó esta especulación que viene al dedo a aquellos que aguardan el fin del mundo para diciembre de 2012.

Esquema del interior terrestre. Los continentes
se encuentran en la crosta (litosfera).
(Obtenido de la Wikipedia, el 14/02/2012)




Veamos. Nuestra Tierra no se solidificó completamente, su núcleo está a algunos miles de grados  y la mayor parte de su interior es una especie de fluido muy viscoso.  Nuestro suelo, la base sobre la que estamos parados, sobre la que construimos edificios de centenas de metros de altura y sobre la que se yerguen montañas de miles de metros, el asiento de nuestra confianza en el Universo, es el sector más delgado del Globo, una fina capa de centenas de km que flota encima de ese mar bituminoso de miles de km de profundidad. La litosfera, como se llama esta capa sólida que es también nuestro suelo, está dividida a su vez en placas tectónicas. Y estas placas se mueven de acuerdo a presiones internas y de las placas vecinas.  La energía para generar este movimiento resulta de las fuerzas internas que surgen del calor interno y del movimiento por convección del manto terretre.  Lentamente, a lo largo de siglos, las placas van moldeando la superficie de la Tierra.  Ese movimiento, que no pasa de algunos milímetros por año en el mejor de los casos, necesariamente produce tensiones, la mayor de las veces insensibles para nuestros sentidos.  De vez en cuando, sin embargo, la energía liberada es, para nuestra pequeña escala humana, demasiado grande: nuestros edificios se parten en pedazos y caen, nuestras rutas se quiebran a lo largo de inmensas ranuras, y, principalmente, nuestro sentido de la seguridad se ve deprimido.  Los diarios se llenan de titulares gigantescos: "un terremoto de magnitud XXX ha ocurrido en M y ha dejado NNN muertos". Los tsunamis, son las olas marinas que se producen como consecuencia de algunos terremotos.
Velocidad de deriva de los continentes.
(Obtenido de la Wikipedia, el 14/02/2012)

O sea, un terremoto surge por la actividad interna de la Tierra. La única forma de alterar este  proceso natural sería modificando la dinámica interna. De cualquier forma se me ocurre que las escalas temporales son bastante grandes, centenas de años por lo menos, si no miles o todavía más.  O sea, una excitación hoy, se haría sentir recién detro de miles de años. Entonces, donde encaja una  perturbación externa como disparador de terremotos? En ningún lugar. 

Las fulguraciones o explosiones solares son procesos de liberación de energía en la forma de ondas electromagnéticas (luz), y partículas subatómicas de alta energía (electrones y protones). Ni las ondas electromagnéticas pueden atravesar la corteza terrestre (ni siquiera llegan al fondo de los océanos) ni las partículas subatómicas la penetran más allá de algunos km en el mejor de los casos.  Si ninguna de las dos formas de energía llega al manto, no tienen manera de incidir en la producción de terremotos. Entonces la respuesta a la pregunta del título de este post es un rotundo NO.

Hay un tipo de partícula que sí llega hasta el propio núcleo terrestre: el neutrino.  El problema es que el neutrino, la partícula más liviana del Universo, y que no posee carga, casi no interactúa con la materia.  Por ese motivo es que escapa del interior todavía más denso del Sol y atraviesa la Tierra como si fuera un papel de seda. Y por ese motivo los astutos guionistas de la película 2012 se imaginan un cambio en el comportamiento de los neutrinos que aumentan su intercambio con el núcleo terrestre, incrementando su temperatura, lo que se traduce en nuevos movimientos tectónicos y así en una interminable, inmediata  y poco creíble sucesión de gigantescos terremotos.

Pero aún así los neutrinos son producidos en gran cantidad en el núcleo solar pero no durante las fulguraciones, fenómeno eminentemente superficial.  Los  neutrinos son un subproducto de la fusión nuclear que, a partir de cuatro protones, forma un núcleo de He4 en el llamado ciclo p-p. 

De cualquier forma no hay ningún motivo para sentirnos preocupados, los detectores de neutrinos no han encendido ninguna señal de alarma.  Y eso que, bueno es recordar, en torno de un millón (1.000.000) de neutrinos atraviesan nuestro cuerpo cada segundo.